jueves, 23 de febrero de 2012

Aprende y rectifica

Una vez un joven escribió una historia. Se entretuvo mucho en las escenas de sexo y poco en las de cortar niños por la mitad.

-¿Por qué? -le preguntaron.
-Porque en el sexo tengo experiencia y en cortar niños por la mitad no.
-Deberías igualar ambos tipos de escena -fue la recomendación.

El joven, después de meditarlo, salió a la calle y cortó por la mitad a todos los niños que encontró. Después volvió a escribir la historia. Ahora todas las escenas estaban equilibradas.

2 comentarios:

  1. La conversación es 100% verídica, lo escribí el día que David leyó la carta xD

    ResponderEliminar